Cuando llega alguien como Alba e inunda de risas el estudio, es cuando más aprecio mi trabajo. Capturar momentos para recordar y pasarlo bien ambas es una de las mejores experiencias.