Los papás de Junior querian tener el precioso recuerdo de su primera Navidad y Junior no nos defraudó! Llegó dormido y lo dejamos hasta que se despertó por si mismo, enseguida su sonrisa me enamoró. Tuvo infinita paciencia con su madre y conmigo... "mamá cambiandome de trajecito cada rato y esta pesada venga a mirarme con ese aparato delante de su cara, menos mal que papá también está tranquilo mirando..."

Como siempre el tiempo voló y se hizo la hora de comer y volver a dormir, antes de que se fuesen lo achuché otro poquito, es tan adorable...

Gracias familia!