EL CUIDADO DE TU EQUIPO FOTOGRÁFICO

General - Comentarios -

Dicen que los fotógrafos somos muy tiquismiquis con nuestro equipo de trabajo, ¡y es cierto! Cuidamos nuestra herramienta de trabajo como si fuesen nuestros hijos (algunos incluso más) y es que de ello depende un resultado pulido e impecable. Un sensor o un objetivo con manchas nos dará como resultado en el mejor de los casos falta de nitidez y en el peor unas feas manchas que luego tendremos que solventar en edición con lo que ello conlleva o arañazos que no tienen solución. Otra cuestión que lo que nos podemos ahorrar en reparaciones por falta de mantenimiento. A corto plazo nos permite tener siempre disponible el equipo para cualquier situación que pueda surgirnos, con lo que no perdemos ocasiones y ganamos un tiempo precioso, yo que soy de hacer listas para todo y bastante cuadriculada, recomiendo crear una rutina para esta tarea (que personalmente no me gusta y es muy necesaria) Tenemos varios enemigos a tener muy en cuenta: el agua, la arena y polvo. Viviendo en una ciudad donde la humedad en el ambiente suele ser alta y con salitre, me he acostumbrado a meter saquitos de gel de sílice en las bolsas de transporte. 


Nos encantan las fotos en la playa, son preciosa ¿verdad? Pues entonces debes tener un cuidado extra, lleva cada componente (objetivos, cuerpos, anillos de extensión etc.) envuelto en una bolsa individual y a la hora de utilizarlo que el tiempo de cambiar objetivos sea el mínimo posible, así como el tiempo que el objetivo estará sin tapa.  En la playa nos encontramos con el doble problema de arena y agua. La arena puede provocar arañazos que de ser en el sensor literalmente podemos despedirnos de nuestra cámara. El agua además de corroer los circuitos electrónicos de nuestro equipo, puede provocar humedad y hongos en el interior del objetivo. Lleva un pincel y perilla de aire para eliminar partículas antes de guardar tu equipo, no quites el objetivo hasta llegar a tu casa.

 

 Con este kit hay que tener cuidado con el líquido y solo utilizar en partes externas y secando muy bien.

LA RUTINA DE LIMPIEZA.

 Lo primero programa cada cuanto tiempo la vas a realizar, eso dependerá de si haces mucho o poco uso del equipo. 

 En realidad, yo realizo dos rutinas, una más simple antes y después de cada día de trabajo, y otra más exhausta cada mes (salvo que vea necesidad de alguna extra). 

 La rutina simple consiste en limpiar bien externamente el cuerpo de la cámara y las lentes de los objetivos utilizados, para ello me sirvo de la perilla de aire, brocha y paño. 

Para una limpieza más a conciencia es necesario hacerlo con mucho cuidado y paciencia, si no te sientes capaz y temes dañar tu equipo lo mejor es llevarlo a un servicio técnico o especializado. 

Vamos a realizarlo en un ambiente lo más aséptico posible, libre de polvo y partículas volátiles. Personalmente lo realizo sobre una tela blanca. Desmontamos si lo tiene puesto el objetivo, retiramos tarjetas de memoria y baterías. Procedemos a limpiar con la perilla y brocha con mucho cuidado tanto el exterior como el interior incidiendo en las juntas , ranuras, botones y recovecos, debemos procurar no arrastrar para no causar arañazos.  En caso de necesitar limpiar con algo húmedo, hazlo con muchísimo cuidado y moderación utilizando alcohol isopropílico ya que al ser muy volátil es mejor opción, esto si necesitas eliminar restos grasos. 

 

Limpia el visor. Aunque parezca obvio es algo que puede pasarse por algo y sólo darnos cuenta en el momento de ir a hacer la foto. 

La pantalla es una parte que más limpieza necesita y siempre anda con marcas. Si tienes protector de pantalla también necesita limpieza. Estas dos partes son sencillas de limpiar. 

Vamos a meternos en terreno más complicado... Limpiar el exterior de los objetivos no tiene mayor problema, es como lo haces en el cuerpo de la cámara. Pero limpiar la lente ya es harina de otro costal, aquí si que tienes que tener cuidado para no rayarla, utiliza la perilla, pincel, paño de microfibra y como he indicado antes alcohol isopropílico con moderación y solo en caso de necesidad, las lentes traen un protector por lo que no debes utilizar nada abrasivo para su limpieza. No añadas líquido sobre la lente, siempre sobre un paño. No utilices tejidos que no sean específicos ni pañuelos de papel. No soples sobre la lente. Guarda tus objetivos en lugares sin humedad. 

Vamos a lo realmente delicado. LIMPIEZA DEL SENSOR.

Un sensor sucio te va a generar manchas indeseables, unas minúsculas manchitas en el sensor es una mancha considerable y visible en la fotografía que tomes. Ten en cuenta que por mucho cuidado que tengas esas manchas van a aparecer si o si.

Para saber si tu sensor necesita limpieza antes de que te aparezcan en las fotos las manchas tan molestas, haz esta rutina:

- Fija el diafragma lo más cerrado posible

- Pon la sensibilidad ISO más baja que te permita

- Enfoca al infinito

- Apunta al cielo, una pared blanca o un folio

- Haz varios disparos

- Comprueba en el ordenador donde están ubicadas las manchas, te será útil a la hora de incidir en la limpieza.

Lo primero va a ser en la configuración de tu cámara buscar la opción "bloqueo de espejo" , esto te va a permitir acceder al sensor. Con la cámara boca abajo,(para que las partículas que retires no se vuelvan a adherir) utiliza la perilla y el pincel. Después, yo en vez de utilizar paño, para esta parte de la cámara utilizo el tampón adhesivo, es sencillo de usar y me da buen resultado. No arrastres, simplemente da ligeros toquecitos para que el polvo se pegue al tampón. 

¿Nunca, nunca soples y eches el aliento al sensor! Si ves que queda suciedad, repite la operación tantas veces como sea necesario. No sacudas la cámara. No utilices aire comprimido.

Mantén tus bolsas de transporte y mochilas limpias. Ten siempre puesta la tapa del objetivo y del cuerpo de la cámara  (tener puesto un objetivo siempre también es una opción). Guarda los objetivos con el diafragma cerrado. Retira las baterías de todos los elementos si no los vas a utilizar por un tiempo. No te olvides de darle un repaso al flash de mano. 

Si te ha resultado útil compártelo, cuidemos nuestras joyas ;)







   


Cuidado de tu equipo fotográfico

Cuidado de tu equipo fotográfico

Compartir 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 + 5 =
Ver anterior Ver siguiente
Últimas entradas
Categorías